jueves, 17 de marzo de 2016

[ Reseña literaria ] Saga Forastera IV. Tambores de Otoño, Diana Gabaldon

Mientras Brianna Fraser Randall está a punto de ver realizados sus deseos en compañía de su amado Roger, la vida de sus padres, Jamie Fraser y Claire Randall, continúa en pleno siglo XVIII. Tras su huida de Escocia y su llegada al Caribe, Jamie y Claire deciden embarcarse rumbo a las colonias americanas en busca de una nueva vida. En su ansia de libertad, se dirigen hacia las montañas de Carolina del Norte, el único refugio seguro para alguien que procede de las Tierras Altas escocesas. Allí, finalmente, y a pesar de los riesgos que suponen los animales salvajes, los indios y el fantasma de la hambruna, los Fraser consiguen establecer un precario sistema de vida con la esperanza de que la inminente Revolución Americana no les alcance. Pero, como el paso de la Historia es inexorable y el peligro se cierne sobre la atribulada pareja, Brianna decide viajar al pasado, no sólo para reencontrarse con la madre que ha perdido y con el padre que no conoció, sino para salvar a ambos de un futuro que sólo ella es capaz de percibir.

Tras finalizar el tercer libro de la saga Outlander, me dije a mi misma que no seguiría con más pues se me había hecho eterno; sin embargo, hace unos días, hablando de la serie, me entraron muchas ganas de seguir leyendo y pensé en que, aunque fuera algo lento, por los momentazos que siempre me brindaban esos libros, valdría la pena.
Ayer terminé Tambores de otoño, la cuarta entrega y, aunque me gustó muchísimo más que el anterior, siguiendo la recomendación y los detalles que me ha dado un amiga, dejo aquí la saga “para siempre”. Puede que en un futuro la retome, quien sabe – nunca digas nunca jamás – pero, por ahora, la historia queda aquí, para mi.


» » ALERTA DE SPOILERS ««



La novela comienza con el asentamiento de Jamie y Claire Fraser en América tras la aventura vivida en la anterior entrega. Allí, Jamie, conoce a su tía Yocasta, una mujer adinerada y poseedora de tierras (y esclavos). Ésta, maravillada con su sobrino, le ofrece ser su heredero, sin embargo, y tras consultarlo con Claire, decide rechazar la oferta, movido por la aceptación de que su mujer no toleraría tener esclavos. Sin embargo, no se alejan mucho de allí, y deciden construir una casa en una zona inhabitada pero acogedora de una América “virgen”. Sobre una plantación de fresas – símbolo de los Fraser -, la pareja comienza su nueva vida intentando lidiar con el frío invierno, los ataques animales y sus vecinos, los indios. Junto a ellos, Fergus y su mujer (e hijastra de Jamie) Marsali, y también Ian el sobrino de la pareja, comenzarán a echar raíces en una tierra bastante alejada de su amada Escocia (a la que no pueden volver), y de Francia, país del que proviene Fergus y en el que estuvieron viviendo muchos años.

Por otra parte, dos siglos después, Brianna Randall (Fraser) y Roger Wakefield (McKenzie) se enamoran poco a poco, mientras estudian e investigan las circunstancias en las que Jamie Fraser vivió, intentando averiguar si su madre consiguió encontrarle y vivir feliz junto a él tras viajar nuevamente al pasado. Son muchas las cosas que descubren, y que se ocultan, creando cierta distancia entre ellos a veces. Un día, Brianna decide emprender un viaje en busca de su padre biológico – y de su madre –, y Roger, tras saberlo, va tras ella.

Brianna y Roger se encuentran ahora en el siglo XVIII, ella en Escocia conociendo a su familia paterna, y Roger en las américas, intentando encontrar a Jamie y Claire, para así dar con su Brianna. Finalmente, ambos amantes se encuentran, se casan de palabra y comparten el lecho nupcial. Por una pelea se separan, Brianna se aleja, se mete en líos y es violada, quedando así embarazada y sin saber, realmente, si el bebé es de Roger o del violador, un pirata.
Y hasta aquí voy a contar la historia, para poder centrarme en las emociones y personajes; si queréis saber más de la historia, solo tenéis que abrir el libro por la primera página y comenzar a leer (leed antes los otros, claro), no os defraudará.

Los libros de Outlander me producen sensaciones que pocos libros (series o películas) consiguen; estas novelas crean un fuerte vínculo entre la historia, y sus personajes, y el lector que provoca que éste sienta apasionadamente todo lo que lee.
Los momentos románticos entre Claire y Jamie son de mis favoritos (en este y otros mundos), pues solo en contadas ocasiones, he conocido un amor tan fuerte, real y sincero como el de ellos. Aún me sigo maravillando al saber lo mucho que se quieren. Además, adoro al personaje de Jamie (uno de mis mayores crushes), y también a Claire quien es sin duda uno de los personajes femeninos más fuertes e independientes que jamás haya conocido.
La historia de Roger y Brianna intenta encontrar los mismos puntos que los de la pareja protagonista, y sin embargo, aunque tienen escenas bonitas y apasionadas también, ni de lejos se acerca a la complejidad y purismo del amor del escocés y su sassenach.

Por otro lado, desde el anterior libro, me emocionaba mucho leer cuando Claire le contaba a Jamie cosas acerca de Bri, pues a pesar de que él no había podido conocerla en persona, se podía palpar el vínculo y amor que existía de padre a hija. En este libro, por fin se acontece el esperado encuentro y, bueno, no puedo evitar derramar alguna que otra lágrima. Puede que la relación entre Bri y su Pa no comenzara con buen pie por culpa de él, pero después de cuatro libros, una va conociendo el carácter y personalidad de Jamie, y sabe que éste no tiene ni un ápice de maldad en su cuerpo, que si hace algo malo, algo mal, es en defensa de su honor o del de sus seres queridos, jamás por puro placer o maldad.

Aún sigo sin creerme que Ian haya pasado a formar parte de una tribu india, pero fue un buen giro de trama. He echado de menos a Fergus, uno de mis personajes favoritos y que en este libro pasa algo más desapercibido. Por otro lado, y volviendo a Roger, no es un personaje que me termine de gustar pues tiene una personalidad, muy similar a la de Jamie, pero sin ese sentido de lo familiar que Fraser tiene, y con algunas reacciones que quizás en su suegro son relativamente lógicas debido a la educación y cultura de la época, pero que me chocaron al verla en un hombre – en un estudioso – de mediados del siglo XX.

En conclusión, es un libro muy bueno que ha conseguido llegarme casi tanto como los dos primeros de la saga (son insuperables), y que supera con creces el ritmo e intensidad del anterior - del cual solo salvo un par de momentos -. Sin embargo, y como ya he comentado, aquí se estanca mi aventura con los Fraser, al menos hasta que je suis prêt, para volver a retomarla, que puede que sea dentro de varios años. Mientras tanto, disfrutaré de la serie (maravillosa adaptación) que vuelve el próximo 9 de abril con su segunda temporada, basada en el segundo libro. 


12 comentarios:

  1. Hola^^
    La verdad es que a pesar de las buenas críticas que tiene esta saga, a mi no me llama nada la atención y menos siendo tan larga como es por lo que no me planteo comenzar a leerla.
    un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sí es una saga para la que hay que tener mucha predisposición y que te guste el género, sino es imposible.

      Gracias por comentar igualmente :)

      Eliminar
  2. (suspiros) (muy sonoros) ME ENCANTA esta saga. xD
    El problema es que dejaron de editarlos y cuesta encontrarlos, o como mínimo costaba cuando yo los leí, pero aunque es una historia romántica preciosa, está llena de datos históricos trabajadísimos. Vale mucho la pena. Entiendo lo que comentas sobre las sensaciones que te producen xq a mi me pasa igual.

    Me muero de ganas d q estrenen la segunda temporada de la serie, esperaremos impacientes.

    ¡Un abrazo guapa! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esta saga se puede resumir en "suspiros", jajajajaja
      Con esto de la serie, creo que ahora están editándolos de nuevo y los podrías encontrar en cualquier lado (mi pobreza solo me permite leerlos en ebook).
      ¡Ganazas de más Frasers en la segunda temporada!

      Gracias por pasar <33

      Eliminar
  3. ¡Hola Elisa!

    Me muero de ganas por leer esta saga pero al mismo tiempo me muero de pereza por la cantidad de paginas. A ver si consigo ponerme con estos libros muy pronto
    Gracias por la reseña

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas, Alice! A mi me echaba para atrás el número de páginas también, pero como dije arriba, salvo el tercero, los otros me los bebí.. Se lee muy bien.

      Gracias por pasarte :)

      Eliminar
  4. Hola! Quiero empezar esta saga pero al mismo tiempo me da un poco de pereza meterme con un libro tan largo, jejeje. A ver si con más tiempo, me animo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar, pero engancha tantísimo que querrás que tengan incluso más páginas.. jajajaja

      Gracias por pasarte!

      Eliminar
  5. Hola!
    La verdad no conocía esta saga y aunque tiene varios detalles que me parecen interesantes creo que la dejo pasar porque por lo que leído en los otros comentarios, es bastante larga y ahora no tengo ganas para historias más allá de 4 partes :D
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, son 8 libros sino me equivoco. Pero bueno, si te llama la atención y te gustan las series, dale una oportunidad a la serie que es muy fiel al libro y muy buena.

      Gracias por pasarte y comentar :)

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    La verdad es que no he leído tu reseña porque no leí los libros anteriores, de hecho no conocía la saga y no quiero hacerme spoilers. Sin dudas, acabo de apuntarla para tenerla en cuenta de ahora en más. Gracias por el post.

    Por cierto, no conocía tu blog pero ya mismo te sigo. ¿Te pasas por el mío (invernaderodelibros.blogspot.com) Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yay! Me alegro que te la hayas apuntado, si te ha llamado la atención, seguro que no te defraudará. Acabarás enamoradita.

      Gracias por seguirme, ahora mismo me paso por el tuyo :)

      Eliminar